Calle Lonja de la Seda 35. Metro línea 11 La Peseta
910547832 / 633744699
centrologolea@gmail.com

Alimentos y Disfagia

Alimentos y Disfagia

Disfagia y alimentos

¿Que es la Disfagia?

 

La disfagia es la alteración o dificultad en el proceso de la deglución. Las personas que padecen disfagia, pueden tener alterada la eficacia de la deglución.

Por lo tanto, la capacidad para alimentarse e hidratarse de manera óptima, pueden aparecer cuadros de desnutrición y deshidratación. En ocasiones existen alteraciones en la seguridad de la deglución, con peligro de que se produzcan complicaciones respiratorias graves.

El abordaje de este síntoma requiere actuaciones que abarcan un correcto diagnóstico e intervención terapéutica. Incluyendo recomendaciones nutricionales y tratamiento o reeducación de la deglución.

Actualmente, debido al COVID 19, la disfagia se está dando a conocer mucho más. Por ello, la relación entre ambos reside en el tiempo de intubación del sujeto afecto. Es decir, durante ese tiempo, los músculos y órganos implicados en la deglución se encuentran parados. Y, por tanto, empiezan a perder fuerza y funcionalidad.

Desde LogoLEA, os queremos dar unas pequeñas orientaciones para saber qué tipos de alimentos son los más adecuados para personas con esta afectación.

En lo relativo a la textura, es importante que el alimento sea homogéneo, evitar grumos, espinas y que sea jugoso y de fácil masticación.

Se deben evitar dobles texturas con mezclas de líquido y sólido.

Incluir la máxima variación de alimentos para evitar la rutina y procurar que las condiciones organolépticas sean atractivas.

Tipos de alimentos con riesgo de producir disfagia

ALIMENTOS CON TEXTURAS DIFÍCILES O DE RIESGO

Dobles texturas

mezclas de líquido y sólido: sopas con pasta, verduras, carne o pescado, cereales con leche o muesli, yogures con trozos

Alimentos pegajosos

bollería, chocolate , miel, caramelos masticables, plátano, pan

Alimentos resbaladizos que se dispersan por la boca

guisantes, arroz; legumbres enteras (lentejas, garbanzos), pasta

Alimentos que desprenden agua al morderse

melón, sandía, naranja, pera de agua

Alimentos que pueden fundirse de sólido a líquido en la boca

helados o gelatinas de baja estabilidad

Alimentos fibrosos

piña , lechuga, apio, espárragos

Alimentos con

pieles grumos, huesecitos, tendones y cartílagos, pescados con espinas

Alimentos con pieles o semillas

las frutas y vegetales que incluyen piel y/o semillas (mandarina, uvas, tomate, guisante, soja)

Alimentos crujientes y secos o que se desmenuzan en la boca

tostadas y biscotes, galletas, patatas tipo chips y productos similares, queso seco, pan

Alimentos duros y secos

pan de cereales; frutos secos

Por otro lado, será necesario hacer una adaptación de líquidos. Para ello, necesitaremos utilizar espesante. Lo que hablaremos en próximas publicaciones.

En algunos pacientes que han pasado el COVID 19, la disfagia desaparece de manera espontánea. Ya que, en cuanto los músculos recuperan su tono y fuerza habitual, la dificultad para tragar deja de estar presente.

En pacientes con disfagia por otras causas la afectación no desaparece de manera espontánea e incluso en personas afectadas por el SARS – COV 2 las dificultades se mantienen. Por lo que será necesario paralelamente a la adaptación de los alimentos y de los líquidos, una intervención logopédica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 2 =

×

Hola!

Bienvenid@s a Centro LogoLea, puede iniciar una conversación pulsando en el logo.

 

× ¡Contáctate!